martes, 29 de abril de 2014

CISTANCHE PHELYPAEA (Pijolobo) EN DISTINTOS PUNTOS DE LOS CAMPOS DE MOLINA. Fotos de febrero, marzo y abril.

Esta preciosa y sorprendente planta, sin ramas ni hojas, solo tallo y flores, es muy común por los campos y costas de la mitad sur de la región y por lo tanto frecuente en los campos de Molina. No tiene ni ramas ni hojas porque no los necesita, ya que es una planta parásita que se alimenta de otras, concretamente de las Quenopodiáceas leñosas (Suaeda vera, Salsola genistoides, Atriplex halimus). Pasa la vida bajo tierra alimentándoe de éllas y sólo emerge a la superficie para producir sus flores. Poseen unas raíces modificadas que insertan en las raíces de las otras plantas y con las que succionan directamente los nutrientes que necesitan para sobrevivir. Al ser parásita, no neceista clorofila. Es de las primeras plantas en florecer cuando aún estamos dejando el invierno.
Se distribuye por el Sureste Ibérico y el Norte de Africa hasta Egipto y Arabia Saudí. Su nombre vulgar de "pijolobo" le viene de su forma no ramificada, robusta y erecta. Generalmente alcanza una talla de entre 20 y 50 cm. Sus flores (hermafroditas) amarillas y brillantes son muy vistosas y se disponen formando espigas. Cuando se seca la flor, da paso a un fruto, que es una cápsula ovoide que libera una infinidad de pequeñas semillas que dispersa al viento.